El dedo en la llaga

El dedo en la llaga: Confinamiento

El dedo en llaga es el termómetro que utilizamos en ALCINE para medir la temperatura del mundo, escogiendo una cuidada selección de cortos que ponen luz sobre un tema determinado y determinante de la actualidad. En 2020, ese tema no puede ser otro que la pandemia, las consecuencias del COVID19 y el confinamiento. Entre los centenares de cortos recibidos, una buena parte de ellos han reflejado este período extraño, más cercano a la distopía y la ciencia ficción que a los hechos, conflictos y problemas a los que estamos acostumbrados en nuestro mundo de hoy. 

Y mientras el mundo se confinaba, mientras miles de millones de personas se encerraban en sus casas esperando a que el diluvio universal finalizase y comenzase a escampar, muchos/as cineastas, entre sus cuatro paredes, comenzaron a contarnos su día a día, su interpretación de la realidad, su experiencia en esos espacios pequeños y fronterizos. Las ventanas, los balcones, han adquirido un significado nuevo, se han convertido en una pantalla repetitiva a través de la cual se contempla el mundo exterior, que parece haberse parado en seco.

Entre los innumerables cortos recibidos retratando este momento difícil, hemos seleccionado alguno de los más interesantes. Desde el confinamiento a vista de perro a la convivencia, el redescubrimiento y hartazgo de una familia común. De nuevo, se demuestra que frente a la falta de posibilidades, las limitaciones de espacio, la imposibilidad de juntar equipos, el talento es capaz de construir grandes historias que reflejarán un momento histórico para siempre. Gracias a su inmediatez y accesibilidad del corto, ha quedado registrado un periodo único para la posteridad. Cuando alguien en el futuro quiera saber qué pasó en esos momentos, muchos de estos cortos serán una fuente de información de primera mano, personal, sincera y emotiva. 

 

 

Cortometrajes

FILTRAR:
Todos